La prestigiosa guía de viajes ‘Ultimate Eatlist’ que edita Lonely Planet ha otorgado a los pintxos de Donosti el título de mejor experiencia gastronómica del mundo. Se trata de un gran éxito porque esta clasificación ha sido elaborada a partir de la opinión de los cocineros, críticos y editores más prestigiosos del sector. La “alta cocina en miniatura”, tal y como la describen desde Lonely Planet, ha triunfado sobre más de 500 propuestas gastronómicas internacionales.

La barra de pintxos donostiarras es uno de los elementos característicos de la cultura gastronómica popular vasca. Pequeños bocados elaborados con productos de temporada ideales para acompañar un buen vino entre un grupo de amigos. Los pintxos son toda una tradición en el País Vasco, una forma de relacionarse y una maravillosa manera de disfrutar de la vida.

A principios del siglo XX aparecieron en el País Vasco pequeñas tabernas en las que se servían vasos de vino o sidra a grupos de amigos que acudían allí para charlar y compartir un rato agradable. De la misma manera que en las sidrerías, se ofrecían pequeñas degustaciones o pintxos que disminuían los excesos provocados por la bebida.

En Grupo SAGARDI nos sentimos muy orgullosos de este premio ya que la barra de pintxos donostiarra es sin duda la gran protagonista de nuestros restaurantes, con más de 50 variedades de pintxos, fríos y calientes, para degustar y disfrutar de los mejores productos.

Nuestra misión ha sido desde el principio, hace cerca de 25 años, exportar la cultura gastronómica vasca al mundo, en la que el pintxo es uno de los grandes símbolos. Desde la primera barra de pintxos de Barcelona, IRATI Taverna, hasta nuestro actual aventura internacional con la que hemos llevado los pintxos vascos a las principales capitales gastronómicas del mundo como Londres, Buenos Aires o México.

Un concepto que SAGARDI pretende conservar y convertir en un lugar de encuentro con el pasado y el presente, fomentando la cultura y las relaciones personales.