Tomates y guindilla de Ibarra

En la huerta SAGARDI elaboramos ahora en verano los tomates y la guindilla de Ibarra que se van a consumir en nuestros restaurantes. Allí, en els Cingles de Bertí, trabajamos con unos amigos agricultores: Teresa y Gaietà.

Es una zona de tierra arcillosa impresionante y maravillosa, que le da un carácter especial al producto que se planta allí. Estamos hablando de una zona de alta insolación que se asocia a la calidad de la tierra, por lo que trabajamos con variedades puras de tomates, no trabajamos con híbridos ni ningún elemento artificial. Además, si tenemos en cuenta el cariño que le dedicamos, el resultado es un producto excepcional en cuanto a calidad y sabor.

Teresa y Gaietà -nuestros amigos agricultores- con Mikel, director general de Grupo Sagardi

Estamos trabajando con variedades de tomate como el corazón de buey, cereza, pecho de monja, pimentero, amarillo, negro carbón y el san marzano, que utilizamos sobre todo para conservas. Son unos tomates que se maduran hasta el final en la misma planta, lo cual hace que el sabor y el aroma sean formidables: con una acidez muy baja y un dulzor natural impresionante.

Para la guindilla traemos exclusivamente del País Vasco el plantel, ya que a parte de trabajar con productores de Euskadi también plantamos nuestra propia guindilla aquí en las tierras catalanas. Las mismas características de la tierra le dan un gran valor al producto, pero además también realizamos una selección por tamaño, ya que recolectamos las guindillas de un tamaño de no más de 10cm de longitud. Esto hace que sea de piel muy fina, casi imperceptible, y que sea dulce y fina, que no pique.

Los tomates de nuestra huerta

Como ya sabéis, en SAGARDI trabajamos directamente sin intermediarios, solo con nuestros amigos agricultores, Teresa y Gaietà, y a cosecha completa; ¡¡somos todo un equipo!!