No en vano, el queso Idiazabal, fue calificado en 1992 “Producto Patrimonio Gastronómico Europeo” por el Ministerio de Agricultura francés. En octubre de 1993 la Academia Internacional de Gastronomía le concede la Medalla de Oro considerando el queso Idiazabal como uno de los mejores quesos europeos. Y en 1995 obtuvo en Parma el primer premio al “Mejor Queso Europeo de Oveja”. A partir de ahí sigue sumando premios y reconocimientos tanto nacionales como internacionales, considerándose la denominación Idiazabal como uno de los mejores quesos de oveja del mundo.

Nuestro queso de montaña de Aralar

Su origen está en nuestros verdes paisajes. Los mismos en los que desde hace más de ocho mil años, se han criado las ovejas Latxa y Carranzana, razas autóctonas con cuya leche cruda se elabora este apreciado y reconocido queso.

El Goierri , que significa “Tierra alta”, basa su cultura gastronómica en el producto de la tierra y de temporada. Y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la joya de la comarca del Goierri son sus sabrosos quesos, elaborados con leche de oveja latxa criada en los pastos de las sierras de Aralar y Aizkorri, y que toman su nombre de uno de los pueblos de la comarca: Idiazabal.

La producción del queso Idiazabal se extiende también al Parque Natural de Gorbeia (entre Bizkaia y Álava), la comarca de la Llanada Alavesa y parte de Navarra.

Oveja latxa criada en los pastos de las sierras de Aralar

La Denominación de Origen nace en Octubre de 1987 con el fin de defender el mercado, reservado para el conjunto de auténticos elaboradores de queso Idiazabal, y garantizar a los consumidores su origen -País Vasco y Navarra- y calidad.

La Denominación controla el origen de la leche y la calidad del queso, tanto desde el punto de vista físico-químico y sanitario (pureza de la leche, no caben mezclas, grasa, bacterias patógenas, etc.), como gustativo, para lo que existe un Comité de Cata que reúne a un grupo de personas que gracias a su experiencia permite controlar las características típicas de este queso.

El Consejo Regulador está para que se cumplan todos los requisitos, certificando el producto a través de la banda roja y el sello de su etiqueta.

En Sagardi, este queso nos llega directamente de dos pastores vascos —Jon y Martina—, que alimentan a sus ovejas con los primeros pastos de primavera en el monte Aralar, a 1.000 metros de altitud. Un placer escaso, solo a disposición de nuestros amigos y clientes.